INFORME IFPI GLOBAL MUSIC REPORT 2016

INFORME IFPI GLOBAL MUSIC REPORT 2016

 

los ingresos GLOBALES de la industria fonográfica aumentaron un 3,2 por ciento y por primera vez los FORMATOS digitales de música grabada superaron EN VENTAS a los físicos

 

  • Las ventas en formatos digitales aportan el 45 por ciento de la facturación de la industria, superando al 39 por ciento de las ventas de soportes físicos

  • Los ingresos provenientes del streaming escalaron un 45,2 por ciento y aportaron un 3,2 por ciento del crecimiento mundial

  • El consumo de música se dispara en todo el mundo, pero la «brecha de valor» constituye el mayor freno a un crecimiento sostenible de los ingresos para los artistas y los sellos discográficos

 

Londres, 12 de abril de 2016. El crecimiento digital marcó un hito en el mercado discográfico mundial en 2015, tras convertirse en la principal fuente de ingresos de la industria y superar por primera vez a las ventas de soportes físicos.

En la actualidad, las ventas en formatos digitales aportan el 45 por ciento de los ingresos totales, comparado con el 39 por ciento de los soportes físicos.

Asimismo, según el Global Music Report 2016 (Informe mundial de la música 2016) publicado por la IFPI, el área digital registró un alza del 10,2 por ciento y alcanzó los USD 6.700 millones, impulsada por los ingresos provenientes del streaming que escalaron un 45,2 por ciento y compensaron por demás la caída de las descargas y de los soportes físicos.

La facturación total de la industria se situó en USD 15.000 millones, lo que significó una mejoría del 3,2 por ciento respecto de 2014 y logró ser el mayor crecimiento interanual en casi dos décadas. En 19 países, las ventas digitales hoy día suponen más del 50 por ciento de los ingresos del mercado de la música grabada.

No obstante, hay una debilidad estructural que subyace a esta recuperación. La música está siendo consumida a niveles récord, pero esa explosión del consumo no se traduce en una remuneración justa para los artistas y los sellos discográficos. La explicación tiene que ver con una distorsión del mercado que ha creado una «brecha de valor», privando tanto a los artistas como a los sellos discográficos de obtener una retribución justa por su trabajo.

«Tras dos décadas de declive casi ininterrumpido, en 2015 hubo algunos puntos de inflexión para la música grabada: un repunte apreciable de la recaudación global de la industria, una explosión mundial en el consumo de música y, por primera vez, una ventaja en ventas de los formatos digitales sobre los formatos físicos. Estos indicadores son el reflejo de una industria que se ha adaptado a la era digital y que ha emergido más fuerte y más inteligente», comentó Frances Moore, directora ejecutiva de la IFPI.

«Estas deberían ser buenas noticias para los creadores, los inversores y los consumidores de música y, sin embargo, nadie está celebrando. Hay una buena razón para ello: los titulares de derechos simplemente no reciben una parte equitativa de los ingresos, los cuales son esenciales a la hora de financiar futuras inversiones. El mensaje es claro y viene del conjunto de la comunidad musical: la brecha de valor es el mayor obstáculo para el crecimiento de los ingresos de los artistas, los sellos discográficos y todos los titulares de derechos. Se necesita un cambio, y el sector de la música llama a los legisladores a realizarlo», añadió Moore.

Para leer el comentario completo de Frances Moore*, haga clic aquí.

 

PUNTOS DESTACADOS DEL INFORME

El Global Music Report 2016 describe el estado actual del mercado discográfico mundial y hace hincapié en el compromiso de la industria con la innovación y la inversión al tiempo que continúa adentrándose en la era digital.

Los servicios de streaming continúan siendo la fuente de ingresos de más rápido crecimiento dentro de la industria. La recaudación de esta franja escaló un 45,2 por ciento hasta alcanzar los USD 2.900 millones, habiendo más que cuadruplicado su valor en el último quinquenio.

Impulsado por la expansión de los teléfonos inteligentes, el mayor número de servicios por suscripción de calidad y la migración a los servicios musicales legítimos de los usuarios conectados, el streaming ya aporta el 19 por ciento de los ingresos mundiales de la industria, lo que significa un alza respecto del 14 por ciento de 2014. Hoy día, esta modalidad de consumo supone el 43 por ciento de la recaudación digital y está cerca de sobrepasar a las descargas (45 por ciento), con lo que se convertiría en la principal fuente de ingresos digitales de la industria.

Las suscripciones premium han crecido a pasos agigantados en los últimos años. Son ya aproximadamente 68 millones de aficionados en todo el mundo los que pagan una suscripción para escuchar música en streaming, cuando en 2014 eran 41 millones y en 2010 (el primer año en que se calculó este dato), solo ocho millones.

Las descargas siguen siendo una oferta atractiva, representando actualmente el 20 por ciento de los ingresos de la industria. La recaudación continuó cayendo, a un ritmo más rápido que en 2014 (- 8,2 por ciento), y descendió un 10,5 por ciento hasta los USD 3.000 millones. Las descargas de álbumes completos aún son una parte importante de la experiencia musical de los aficionados y contabilizaron USD 1.400 millones, una cifra que supera el nivel de ventas alcanzado en 2010 (USD 983 millones) y en 2011 (USD 1.300 millones).

Los ingresos por derechos de comunicación al público crecieron. La recaudación generada por el uso de la música en las radios y televisiones convencionales y los establecimientos abiertos al público subió un 4,4 por ciento hasta los USD 2.100 millones. Este rubro sigue siendo una de las fuentes de ingresos que ha crecido de manera más sólida a través del tiempo. Hoy día aporta el 14 por ciento de los ingresos totales de la industria a nivel mundial, lo que significa un alza respecto del 10 por ciento de 2011.

Las ventas de soportes físicos disminuyeron un 4,5 por ciento en 2015, aunque el descenso fue inferior al experimentado en años anteriores (8,5 por ciento en 2014 y 10,6 por ciento en 2013). En el recuento global, el sector representa el 39 por ciento de los ingresos totales de la industria y aún es el formato preferido de los consumidores en muchos de los principales mercados, incluidos Japón (75 por ciento), Alemania (60 por ciento) y Francia (42 por ciento).

Continuar leyendo...